Archive for 29 noviembre 2008

Oh, bienvenida no bienvenida.

noviembre 29, 2008

Y ahí estaba yo, en la vera del camino pisando matojos de hierbas y flores bellas, moviendo lentamente mi magullado brazo hasta gesticular algo parecido a un saludo a la vez que decía “Hola” sin empleo alguno de sentimientos. Naturalmente, quería saludar a una página web con flacas piernas de dibujo animado, sonrisa falsa y ojos saltones graciosos que paseaba por ahí. Pero ella me ignoró, diciéndome, con los ojos absortos en alguna parte de mi cuerpo, un seco “No, gracias. Ya tengo una bienvenida”. Y se fue por allá… pensando en no encontrarme nunca.

Pues bien, la encontré en otra parte, Dinamarca, y pinté en su cuerpo una segunda bienvenida, completamente redundante e innecesaria. Pero había que hacerlo por mera diversión. Saqueé, por la fuerza, su tarjeta de identificación y pude saber que tenía un nombre estrafalario, “Absurdo de Espuma” y no contaba con número de identificación propio. Es más, me escandalicé con aquella tarjeta de cartulina mala que decía “Caballeros de la Justicia y la Luz” y sólo tenía el nombre, nada más.

Me fui, triunfante, tras ese acto innecesario que realicé por perder el tiempo. ¡Por fin una web que tiene dos bienvenidas!, pensé. Me froté las manos y me fui a ese horizonte en donde todos los buenos desaparecen sin más… para siempre.

Escenas del Neoposmodernismo: La misma cruenta matanza.

noviembre 21, 2008

Aquel individuo relativo, ataviado con una sotana a la cual se han incorporado variados emblemas en favor de la legalización de la dinamita y con un collar de brujo místico de alguna sociedad lejana -tenía el torso descubierto, sin camisas ni camisetas-, quería asesinar a la Virgen de Bautista brutalmente dando mucho más que dos pasos y exhibiendo parte de su brazo ante dicha futura víctima, nunca aterida de miedo en todo momento… eso era su ensoñación, camuflada como planificación rigurosa, basada en los preceptos del hiperrealismo que tenía retenidos en su acertado cerebro.

Realidad relativa, con la misma vestimenta. La escena el jueves noche era ridícula. Una cabaña vacía y completamente abandonada abierta de noche, un muchacho dando pasos atropelladamente y un brazo extendido que decidió actuar contra una figura bajita de la Virgen de Sucre, presente y de madera. El arma del crimen, un cuchillo con un filo realizado a base de semillas de sésamo pegadas. Aquel día, el dueño de dicha cabaña siguió soñando en el aire, el filo del cuchillo se rompió y la figura, a priori víctima criminal, sólo se movió 2 centímetros.

Dicho muchacho se marchó del lugar dando pasos atrás y sin dejar de repetir “¡todo es relativo!” para caerse hacia abajo en el pozo abandonado y con poca agua, momento en donde un buen y repetitivo protagonista de historias épicas debía ser devuelto a la realidad.

El Soberano

noviembre 13, 2008

Ahí está un individuo, Él, bajo, rechoncho y con unas botas de metal. La silla más cómoda de la Nación le ha sido concedida por derecho divino. Ahora mismo está como siempre, ordenando a sus bellas criadas a traerle criadillas de res con salsa de mostaza a la antigua, recubierto por encima con mermelada de frambuesa de la mejor calidad y caviar de beluga rusa. Se retira a sus aposentos, cerrando bruscamente uno de tantos enormes portones de hierro que adornan su Real Palacio.

En otro día, perteneciente al pasado cercano, El Gran Soberano tropezó con una escoba e inmediatamente mandó despedir a una de tantas criadas suyas, realizando por el camino su crítica poco fundamentada a algunos opositores políticos que “ensuciaban” su feudo. Y dos minutos después, en una reunión con sus hombres de confianza, su voz sobresalía sobre las demás. Y el Reino volvía a funcionar de pena una noche más.