Peñasco sobre buitre, una visión rápida.

Erick González, crítico profesional de arte.

No se duda si tenemos que optar por el último grito en el arte oficial. La obra de Juan Castellanos, “Peñasco sobre buitre”, merece todas nuestras atenciones. Bella y efímera como ella sola -el buitre es auténtico-, impresiona a toda clase de espectador por lo arriesgada de la propuesta; un buitre muerto debajo de una piedra grande.

Nunca se había visto algo semejante en una feria de arte; el genuino rastro de sangre reseco acerca a quien lo contempla a un espectáculo onírico de huesos partidos, plumas sueltas, alas en desuso y vísceras aplastadas que se exhiben para deleite de ese mismo curioso. Todos estos aspectos, unido a la crítica poco fundamentada de muchos detractores, contribuirán a construir un mito eterno alrededor de esta obra.

La breve explicación que dio el responsable de esta obra, “esta obra la he realizado para demostrar al mundo que si nosotros no lo hacemos, la Naturaleza mata”, es la mejor y más precisa para comprender en todo su esplendor el encanto y trasfondo de una de las mejores apuestas artísticas de la última década.

En palabras personales del autor de esta crítica, representa el sadismo que la Naturaleza puede llegar a acumular y cree que pasará a ser una anécdota destacada en los mejores libros de historia del arte. Y da un consejo: corran a verla, que es una obra artística efímera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: