Fusilamiento teatral.

Y detrás del telón rojo, un fusilamiento de los buenos… Se oye el disparo sincero del Teniente Antonio Coronel. Cae mal bicho… Sangre es real y tan roja como sus repelentes ideas… Ese chico, llamado Juan Valerio, ha dejado de latir… Se abre el telón. Tal escena ha ocurrido, es real… Pedimos aplausos, espectadores… ¡Con qué intensidad, del primer al último asiento, baten las palmas estos bellos, castos y muy españoles mozos! …Les doy las gracias, me despido…

Transcripción inconexa y confusa de un comentarista del Teatro Real de Castellón, en 1941, cuando se permitían las ejecuciones públicas más inverosímiles en la gris España de Franco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: